Filipinas

Enero 2018. Una explosión sensorial captada a lo largo de un mes de “island hopping” de la mano de mi contax t2. El primer viaje en el que me dejé llevar enteramente por la intuición y me proporcionó tanta felicidad que decidí intentar aplicarla a mi día a día. Ahora, un año después, ya desde la serenidad y abierta a la magia que es estar vivo, puedo afirmar que una vez se erradican los bloqueos el fluir de la energía es infinito.